Posicionamientos públicos de Bicitekas

Carta a Metrobús para prevenir accidentes con ciclistas

22 de mayo, 2012

Guillermo Calderón
Director de Metrobús
Ciudad de México
Presente

Estimado Guillermo Calderón,

El pasado domingo 20 de mayo, la prensa publicó la noticia de un ciclista atropellado por el Metrobús sobre Insurgentes Norte en la Línea 1 http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=835454&seccion=seccion-comunidad&cat=10#.T7lp5zusXsE.twitter) .

http://www.jornada.unam.mx/2012/05/21/capital/031n2cap

http://www.oem.com.mx/laprensa/notas/n2549480.htm

Este no es el primer accidente que se registra en donde hay ciclistas involucrados y no será el último, si las autoridades no actúan eficientemente para prevenirlos.

Es una realidad ineludible que los ciclistas usamos los carriles confinados de uso exclusivo del Metrobús, como se lo hemos hecho notar en diferentes comunicaciones directas. El uso que los ciclistas hacemos de los carriles del Metrobús ocurre por diversas razones que nos permitiremos enumerar, así como reiterar nuestras propuestas para prevenir nuevos accidentes.

El carril confinado del Metrobús es en muchos casos el único espacio disponible o que resulta para muchos ciclistas el más seguro para circular.

De conformidad con el Reglamento de Tránsito Metropolitano (RTM) en su artículo 4º dice: “Carril compartido ciclista: carril de la extrema derecha que un ciclista debe usar y compartir con el transporte público, vehículos privados y otros” . Sin embargo, muchas veces circular por el carril derecho resulta peligroso por diversos factores tales como el pésimo estado en que la gran

mayoría de éstos carriles se encuentran, la presencia de baches y coladeras sin tapa, mala iluminación por la noche y la vuelta derecha continúa aún cuando el semáforo está en rojo, factor que es causa de numerosos accidentes en peatones y ciclistas y que sin embargo está explícitamente permitida en el RTM en el artículo 8º, fracción VII.

La llegada del Metrobús a vialidades como Insurgentes, Eje 4 Sur y Eje 1 Poniente (Cuauhtémoc) obligó a una reestructuración completa de estas avenidas, sin embargo dichas intervenciones no contemplaron espacio para los ciclistas, con tal de no reducir el número de carriles para los automóviles. De esta forma los carriles derechos que eran utilizados por los ciclistas y a su vez compartidos con el resto de los vehículos se vieron seriamente reducidos en su tamaño, volviendo imposible la convivencia entre el ciclista y el automovilista: los ciclistas fuimos despojados del espacio por el que circulábamos.

Esto provocó que los ciclistas optaran por otras vialidades para circular, en donde dichas alternativas existen. Sin embargo, los trazos por los cuales fueron diseñados los actuales corredores corresponden a líneas de deseo de viaje, sin importar el tipo de transporte y que en muchas ocasiones, son las únicas vialidades por las que es posible transitar.
Ello ocurre a pesar de la expresa prohibición de usar carriles confinados del transporte público, porque en muchos casos, la única forma de llegar a donde se va es usando una infraestructura que hasta la fecha está hecha exclusivamente para automotores, y que no tiene señalización, infraestructura y protección para ciclistas y peatones.

Un ejemplo es el caso de la Línea 4, sobre Eduardo Molina a la altura de Héroe de Nacozari, antes de la estación San Lázaro en dirección de norte a sur, el carril derecho que anteriormente no era confinado y era utilizado por ciclistas, es ahora un carril confinado del Metrobús de nuevo obligando al ciclista a utilizar el carril inmediato al confinado que a su vez es utilizado por vehículos de carga, microbuses y automóviles a alta velocidad.

Otro ejemplo es la Raza, en donde ocurrió el accidente mortal mencionado, en donde no existen alternativas para cruzar y que son “barreras urbanas” que limitan la circulación o comprometen la integridad física de los ciclistas. Para comprender mejor el concepto de barreras urbanas, anexamos un estudio que elaboramos al respecto.

Los ejemplos son innumerables y constituyen la principal tarea pendiente de las autoridades del GDF para hacer de la Ciudad de México, una urbe amable con los peatones y ciclistas.

Esto explica el porqué cientos de ciclistas ocupan los carriles confinados no sólo del Metrobús, también del Trolebús y carriles de autobuses en contraflujo, en donde se sienten más seguros o en donde no tienen otra opción.

La actual política pública a favor del uso de la bicicleta que incluye a los programas Muévete en bici, Ecobici y el Plan verde que persigue el incremento del uso de la bicicleta del actual 2% a 5% de todos los viajes de la ciudad de México, ha provocado que cada vez más ciudadanos usen la bicicleta como medio de transporte. Sin embargo, esta administración ha construido poca infraestructura para el ciclista (concentrada principalmente en la delegación Cuauhtémoc) y se ha omitido el cumplimiento irrestricto del Reglamento de Tránsito Metropolitano (RTM) que concede prioridad a peatones y ciclistas. Muchos automovilistas siguen usando la infraestructura urbana como si fuera de su uso exclusivo y siguen acosando y agrediendo con su vehículo a ciclistas y peatones, sin concederles la prioridad que indica el RTM y sin que la SSP lo prevenga y/o sancione.
A pesar de loables esfuerzos por educar a los ciclistas para convivir en las vialidades y usar correctamente sus bicicletas, aún falta mucho para lograr las habilidades y destrezas que les permitan convivir con los automotores.

Antes que contemplar sanciones a los ciclistas, continuar ignorando el problema o simplemente responsabilizar a las víctimas de los accidentes, es imprescindible que las autoridades trabajen coordinadamente para PREVENIR estos accidentes, que pueden multiplicarse conforme sean exitosos los esfuerzos gubernamentales para que más ciudadanos opten por usar sus bicicletas.

Esto implica una serie de acciones coordinadas:
a) Inclusión del ciclista en la infraestructura del transporte público y la obra pública. Hasta ahora, todo lo que se refiere al ciclista se dirige al equipo de la Estrategia de movilidad en bicicleta de la Secretaría de Medio Ambiente, que no tiene atribuciones legales para coordinar la intervención a favor del ciclista con la autoridad del espacio público, la secretaría de transporte y vialidad, la secretaría de obras y servicios, la secretaría de seguridad pública y las directivas del transporte eléctrico, Metrobús y Sistema Colectivo Metro. Las medidas a favor de la bicicleta se han limitado a permitir el acceso con bicicletas en ciertos días y horarios (aunque depende del criterio del guardia en turno permitir o no el acceso) y a instalar biciestacionamientos (que varían de tipo y calidad).

b) Solución a barreras urbanas cruciales. El ciclista urbano circula por toda la ciudad y es particularmente vulnerable en la periferia, en donde convive con transporte pesado y/o de alta velocidad, sin ningún tipo de infraestructura o señalización que lo proteja. No hay un catálogo completo de las barreras urbanas que obligan al ciclista a usar carriles confinados del transporte público; puentes, pasos a desnivel y vías primarias en donde no tiene alternativas. Estas barreras deben catalogarse y resolverse, para garantizar la integridad física de todos los ciudadanos.

c) Cumplimiento irrestricto del RTM.

d) Inclusión del ciclista en todos los nuevos proyectos del Metrobús. La visión acertada de impulsar el transporte BRT en la Ciudad de México, debe incluir al ciclista, para que no compitan por el espacio, sino que sean aliados en el ordenamiento e impulso al transporte sustentable en la Ciudad. Toda nueva intervención del Metrobús, debe hacerse como calle completa, en coordinación con la SMA, Seduvi, Setravi y Obras. En las líneas ya existentes, se debe evaluar qué soluciones podrían garantizar la seguridad y acceso a los ciclistas, sin demeritar la eficiencia y operación del Metrobús.

El costo de no actuar preventivamente, puede ser muy alto, ya sea en vidas humanas, en el fracaso de la política de promoción del uso de la bicicleta como opción de transporte o en la creación de nuevos problemas urbanos. No podemos seguir haciendo ciudad solo para quienes se mueven en automóvil. No tengan miedo de gestionar el tráfico y reducir el espacio para los coches.

Los conminamos a garantizar que con la llegada de nuevos sistemas de transporte y con la constante modificación al espacio urbano, nunca se deje de lado a quienes nos movemos en bici y a quienes caminamos.

El hecho de que una persona haya sido atropellada justo en una zona donde parece una locura andar en bicicleta, es el claro ejemplo de que hay gente usando la bicicleta como modo de transporte, es el grito de que es necesario garantizar que todos los espacios en la ciudad sean accesibles y seguros. Es urgente intervenir para lograr un cambio cualitativo de gran impacto y de largo plazo para la movilidad en la Ciudad de México.

Estamos en la mejor disposición de colaborar en estas tareas y nos ponemos a sus órdenes en las coordenadas al calce, para obtener una respuesta a esta comunicación.

Atentamente,
Areli Carreón
Presidenta del consejo directivo de Bicitekas, A.C.
contacto@bicitekas.org

C.c.p. Martha Delgado, Secretaria de Medio Ambiente
C.c.p. Armando Quintero, Secretario de Transporte y Vialidad
C.c.p. Fernando Aboitiz, Secretario de Obras y Servicios
C.c.p. Felipe Leal, Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda
C.c.p. Manuel Mondragón y Kalb, Secretario de Seguridad Pública
C.c.p. Francisco Bojórquez Hernández, Director General Sistema de transporte colectivo Metro.
C.c.p. Rufino H. León Tovar, Director General Sistema de transportes eléctricos del DF.
C.c.p Adriana Lobo, Directora Embarq-México, para su conocimiento.
C.c.p. Xavier Treviño, Director ITDP México, para su conocimiento.

4 Responses to “Carta a Metrobús para prevenir accidentes con ciclistas”

  1. martha cedillo says:

    Bueno he de comentarles que el domingo por nada nos atropella una ambulancia en el carril del metrobus. Efectivamente, sabiendo que es un carril exclusivo para metrobus y ambulancias, los ciclistas lo usamos.
    A la altura del centro médico, veniamos circulando mi novio y yo por el carril adecuado a la dirección que llavabamos y de venía una ambulancia por el otro carril, pero sin más se paso a nuestro carril, sin frenar y en un acto total de prepotencia nos avento la ambulancia. Ni siquiera bajo su velocidad y le valimos gorro. Mi chavo se pudo desviar hacia el otro carril del metrobus, pero yo me tuve que salir al arroyo vehicular; con tal suerte que no venía ningún atomovil. Yo apenas tengo 2 meses de ciclista y mi novio me enseña ciclismo urbano. Me dejo muy mala experiencia esto que nos paso, pero me hace cobrar consciencia de los problemas de los cliclistas.
    Reconocemos que hacemos mal en usar esa vía, pero lo que hizo este tipejo va mucho más allá de tomar un carril confinado, ya que puso en peligro nuestra integridad y la suya tambien.
    Habemos cada vez mas ciclistas y debemos exigir respeto y espacios adecuados para nuestra propia seguridad y para la de los demás.
    Gracias y saludos.

  2. Carlos Cruz says:

    Hola buenos días, un saludo a todos los ciclistas urbanos, de montaña y/o ruta.
    Mi primer punto, sin justificar el lamentable suceso que ocurrió con nuestro compañero ciclista es el hecho de que no es lógico circular por el carril del metrobus, estamos hablando de que es una equivalencia al transitar por las vías del metro.
    Segundo punto, no podemos exigir respeto si no lo brindamos. ¿Qué esperamos que haga el metrobus cuando circulamos por su carril y está detrás de nosotros? ¿Detenerse o disminuir velocidad? Tomemos en cuenta que la velocidad del metrobus realmente no es mucha pero si exige un flujo regular de velocidad, si nosotros circulamos por el carril confinado para el metrbus y este baja su velocidad, estaríamos faltándole el respeto a toda la gente que se encuentra siendo transportada por este, ya que la velocidad promedio al ir en bicileta es menor a los 25 km/h, entonces, ¿Qué podemos esperar, al tener un metrobus detrás?
    En lo personal yo ocupo todos los medios de transporte urbanos y sé que tanto para el ciclista como el motociclista no hay mucho respeto, pero debemos comenzar por eso, no por mentar madres a los automovilistas sino por llevar un flujo, ponernos en el lugar del otro y pensar que haríamos nosotros, que al circular como ciclista, motociclista o automovilista podamos cuidarnos al ver a otro ciclista, motociclista o automovilista.

    Saludos

    Nos vemos en el asfalto

    Carlos Cruz

  3. Armando M.V. says:

    En lo personal me parece muy importante la labor que ustedes desempeñan al promover acciones a favor de los ciclistas.
    Yo también soy ciclista, aunque sólo los fines de semana, el resto, regularmente uso el transporte público y si puedo uso ecobici. En mi experiencia personal puedo comentar que yo si he usado el carril del metrobus, se me ha hecho bastante práctico y muy seguro (sólo los he usado en fines de semana y con bici de montaña o de ruta), yo intento ir a una velocidad muy similar al de metrobús que va delante de mi (guardando una distancia considerable), y por lo tanto no tengo el problema de que el metrobus que viene detrás me alcance, además de que voy volteando constantemente por si lo veo a lo lejos, ahora que vi su publicación me interesé por conocer la manera oficial, fácil y segura de viajar por estas grandes avenidas, encontré que en la página oficial del metrobus, dicen que en todas las rutas, el carril confinado para metrobus está prohibido usarlo por ciclistas, me surge la duda si podré seguirlo usando como hasta ahora o tendremos que ir cuidándonos de los carros, o tomar rutas alternas, espero hayan recibido respuesta favorable a esta carta que han redactado y sigan con eventos como el desarrollado en casa biciteka hace unas semanas. Saludos!

  4. Gonzalo says:

    En mi caso puedo decir que soy peatón, he sido ciclista (hace un buen rato que no lo soy) y automovilista, pero nunca motociclista, y solamente viviendo cada una de las experiencias es cuando uno se da cuenta de los problemas y peligros de éstas.

    Siendo peatón me ha tocado que al cruzar con la señal peatonal en verde, por ejemplo para atravesar Insurgentes, me han aparecido automovilistas que lejos de respetar el derecho que me da el reglamento de tránsito de atravesar la avenida me avientan el vehículo, y como los ignoro se enojan y me recuerdan el 10 de mayo, pero que tengan un mofle en lugar de cerebro es su problema.

    Como ciclista me llegó a suceder que al avanzar y estar cruzando alguna vialidad primaria como un eje vial, no falta el automovilista que en vez de esperarse 5 segundos a que uno avance, te rebasan por la izquierda y te avientan el auto al dar vuelta a la derecha. También nunca falta que al ir en bicicleta los peatones se atraviesan sin fijarse y si no ven los automóviles, mucho menos van a ver una bicicleta.

    Ahora como automovilista también me han tocado situaciones bastante desagradables. Nunca faltan los peatones que se cruzan corriendo en una vialidad primaria cuando el semáforo peatonal les marca luz roja y lo hacen con los vehículos en movimiento relativamente cerca de donde ellos están cruzando. De igual forma no faltan los ciclistas que circulan en sentido contrario en vialidades de doble sentido (lo cual es algo que nunca he entendido, ya que habiendo un arroyo para que circulen en el sentido correcto, prefieren circular en el arroyo en sentido contrario) lo cual incrementa la posibilidad de un choque bicicleta-automóvil porque en las intersecciones con vueltas obligatorias le aparecen al conductor por el punto ciego, es decir, al llegar a la esquina como conductor uno se fija que no haya peatones con la intención de cruzar, pero la verdad es que uno no imagina que venga un vehículo circulando en dirección contraria y mucho menos en una vialidad con doble sentido.

    En fin, el problema es que a todos los ciudadanos nos falta mucha educación vial, tanto a peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas, porque todos tenemos derechos, que generalmente queremos hacer valer, pero también tenemos obligaciones, las cuales generalmente nos gusta pasarnos por el arco del triunfo, por ejemplo: los peatones tenemos la obligación de caminar por la banqueta y cuántos no lo hacemos, los ciclistas tenemos la obligación de no circular por carriles confinados, de no circular en paralelo, es decir, dos bicicletas juntas en un mismo carril, y de circular en el sentido de las vialidades y también cuantos ciclistas no lo hemos hecho o lo hacemos y los automovilistas tenemos la obligación de respetar el derecho de cruce del peatón, de darle su lugar y respetar el espacio de los ciclistas y motociclistas y también no lo hacemos.

    En fin, espero que algún día tengamos la educación vial y la conciencia social necesarias para respetar a todos los que hacen uso de las vialidades y para que no pongamos nuestro interés particular sobre el interés colectivo y nos demos cuenta de que las acciones individuales no deberían estar por encima del interés general.

Leave a Reply