Publicaciones elaboradas por Bicitekas

Consejos para ir en bici al trabajo

Iniciamos este año 2014 con un breve texto donde recopilamos algunos consejos dirigidos a todas aquellas personas que empiezan a ir en bicicleta al trabajo. Si te parece interesante, puedes comentar aquí, en Facebook o en Twitter y compartirnos tu experiencia.

Para empezar, te recomendamos leer el manual del ciclista urbano con tips generales de conducción, vestimenta, carga y mantenimiento de la bici. Esta disponible en nuestro apartado de publicaciones. Ahí mismo puedes revisar e imprimir la cartilla de derechos y obligaciones de los ciclistas y automovilistas para que conozcas y ejerzas tus derechos con responsabilidad.

Si aún no tienes experiencia de pedalear compartiendo calle con coches, practica en un entorno seguro hasta controlar completamente la bici. Aprende a voltear sobre tu hombro derecho sin perder el equilibrio, a frenar intempestivamente sin caer, a evadir obstáculos sin perder el control, a mantener el control de la bici frente a ruidos fuertes inesperados y a guardar el equilibrio conduciendo lentamente, en agua y sobre arena. Estas habilidades son necesarias para tomar tu carril y prevenir choques con autos que dan vuelta a la derecha, prevenir que una puerta que se abre súbitamente te tire (este es el más común de todos los accidentes de ciclistas) y para convivir con el tráfico ruidoso de la ciudad.

La_Rueda1

Más información en La Rueda. Hoja de hechos nº 1. En bici al trabajo. Junio de 2008.

Para encontrar tu ruta toma en cuenta que la ruta que seguirías en coche o en transporte público no es la mejor en bici. Ayúdate de un mapa de Guía Roji o de Google maps para conocer mejor las calles en el camino entre tu casa y tu destino. Escoge las calles secundarias y evita las primarias (en donde coches y transporte público circula a más de 30 kms por hora). Busca cruces con semáforo para poder atravesar grandes vialidades.

Te recomendamos dedicar la mañana de un sábado o domingo a explorar diferentes rutas en bici, entre tu casa y trabajo. Esto te ayudará a conocer mejor las calles, te permitirá observar hoyos, obstáculos y cruces díficiles y también a encontrar calles tranquilas, arboladas y agradables para transitar, así como cafés, panaderías, fotocopiadoras y otros establecimientos que pueden ser de tu interés.

Revisa en este mapa en dónde hay talleres de bicis cercanos que pueden sacarte de apuros en caso de que lo necesites.

Es mejor hacer esta exploración de rutas con toda la calma del mundo. Es recomendable que calcules tu tiempo de recorrido y de ser posible midas los kilómetros que recorres, para que vayas sabiendo cuánto tiempo necesitas para transportarte y eso te dé tranquilidad para hacerlo sin estrés. El número de kilómetros es recomendable saberlo para que vayas midiendo cómo aumenta tu capacidad física y sepas qué tan lejos puedes ir sin fatigarte y sin sudar.

Es recomendable que antes de comenzar a pedalear al trabajo te asegures que puedes dejar tu bici en algún sitio seguro en tu oficina o estacionamiento y que compres y aprendas a usar correctamente uno o dos tipos diferentes de candados para bicicletas.

Puedes empezar con un día a la semana, eligiendo el que te resulte más relajado por el código de vestimenta de tu empresa o por una menor carga de trabajo. Poco a poco puedes aumentar la cantidad de días en los que te trasladas en bicicleta.

Hemos observado que hay un periodo de entre una y 4 semanas de adaptación, en donde puede resultar incómodo pedalear. Al igual que cualquier otro cambio en la vida, el cuerpo y la mente se resisten a lo nuevo y puedes experimentar dolor, fatiga, estrés, ansiedad o cierta incomodidad. Esto es normal y lo experimentamos todos. Persiste durante este periodo de adaptación, pues lo más probable es que al final de esas primeras 4 semanas, superes lo que al principio te incomodaba. En este periodo puedes tener que enfrentar la resistencia de tu familia o de tus colegas de trabajo frente a tu decisión. No permitas que el miedo ni los convencionalismos o incluso las burlas te desanimen. Entre más padalees, más fuerte, hábil y mayor pericia y confianza desarrollarás para disfrutarlo plenamente. Si persistes, llegará el momento en que tu recorrido en bici será uno de los momentos más placenteros de tu día.

Si luego de este periodo de adaptación sigues experimentando incomodidad, verifica si tienes el equipo adecuado, o si lo estás usando como debe ser y si vistes correctamente.

Un tip que puede serte de utilidad para lograr ir en bici al trabajo tan frecuentemente como lo desees, es elegir la ruta más agradable para tí. Andar en bici no debe ser “una manda”, ni suponer un sacrificio o dolor. Entre más placentero te resulte, más seguido lo harás y entre más constantemente lo hagas más beneficios de salud, ahorro de dinero y tiempo, y bienestar personal experimentarás.

Puedes medir cuántos kilos pierdes, cuánto mejora tu capacidad física, cuánto ahorras en pasajes, cuánto ahorras en tiempo y premiarte a tí mismo por cada meta alcanzada. Al final de cuentas andar en bici es algo que hacemos primero que nada por placer y beneficio personal, pero que crea beneficios sociales y ambientales fundamentales. Contribuir tan positivamente a la calidad de vida en la ciudad y a detener el calentamiento del planeta es algo que bien vale un premio y tú puedes decidir cuándo y cómo dártelo. ¡Felicidades por decidir cambiar tu vida y la ciudad a bordo de una bici!

Más información en La Rueda. Hoja de hechos nº 1. En bici al trabajo. Junio de 2008.

3 responses to “Consejos para ir en bici al trabajo”

  1. Jose Rafael Rojas Contreras says:

    He leido cada una de las recomendaciones, son cada una ciertas y de mucha ayuda. En mi ciudad Leòn, Guanajuato es por tradicciòn una cicudad de ciclistas, sin embargo no existe regulaciòn sobre el uso de bicicletas, no se nos otorgan derechos en las calles y muchos no comprendemos las obligaciones que debemos cumplir. Sin embargo mi experiencia en el ciclismo urbano es totalmente grata, llevo año y medio transportandome al trabajo, en un principio llevaba un cambio de ropa, por la situaciòn de sudar, actualmente tengo calculado mi tiempo, distancia y mi ritmo de pedaleo, asi ya no es necesario el cambiar mi ropa.
    Ir en bicicleta al trabajo conlleva sòlo beneficios, ejercitarme, reducir el tiempo de traslado, contribuir a la preservaciòn del ambiente, sin duda una actividad gratificante, altamente recomendable. Un saludo.

  2. Marco says:

    Hola, que tan complicado puede ser ir al trabajo en invierno golpe de 6:00am con húmeda y frío???

    Gracias por el post!!!

    • Tort says:

      Ir al trabajo en bici en invierno no es complicado pero si resulta una inversión costosa al principio, se necesitan guantes de invierno, una chamarra de ciclismo buena (están diseñadas para que no dudes y a la vez te mantienen caliente) y una buena mascara o careta para que no se te congele el rostro garganta y orejas. Armado con esto el trayecto será muy llevadero.

Leave a Reply