Posicionamientos públicos de Bicitekas

Bicitekas cuestiona inversión de $6,500 millones de pesos en Circuito Interior

Bicitekas le hizo llegar esta carta al Dr. Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, para cuestionar la asignación de $6,500 millones de pesos a las nuevas obras del Circuito Interior que de nuevo están destinadas a infraestructuras para el coche. Descarga aquí la carta en formato PDF.

México D.F., 14 de marzo de 2014

Dr. Miguel Angel Mancera,
Jefe de gobierno
Ciudad de México
Presente

Dr. Mancera:

Con los $6500 millones de pesos que su administración usará para construir 2 puentes, un deprimido y un doble túnel en Circuito interior podrían construirse hasta 2,000 kms de ciclovías confinadas (superando con creces los 400 kms. de vías de Amsterdam) o 2 líneas de Metrobús con calle completa (incluidas ciclopistas) o derrumbar los 72 puentes peatonales obsoletos de la ciudad y hacer seguros los 27 cruces más peligrosos de la urbe (y sobrarían $6000 millones para dar mantenimiento a áreas verdes, crear parques públicos o simplemente señalizar adecuadamente TODA la ciudad).

Con una inversión más inteligente del dinero público podrían beneficiar a los casi 9 millones de habitantes de la ciudad y no sólo a 100 mil automovilistas.

Foto tomada de http://www.capital21.df.gob.mx/?p=7016

Foto tomada de http://www.capital21.df.gob.mx/?p=7016

La mayor parte del dinero público se destina a obras que supuestamente beneficiarán a unos cuantos automovilistas con una reducción del 60% en los tiempos de recorrido, creando costos sociales que asumimos todos los ciudadanos como el incremento del tráfico, la contaminación del aire, el ruido y la paulatina degradación del espacio público. Sobra evidencia científica que demuestra que construir más vialidades no elimina el tráfico ni ahorra tiempos de traslado, sino que induce más tráfico que en poco tiempo anula el efecto positivo de la obra o incluso empeora la situación. La constante construcción de deprimidos, puentes, distribuidores, segundos pisos, autopistas urbanas que han resultado en los mismos congestionamientos de siempre son la evidencia más tangible de que hacer más vías, no es la vía para resolver la movilidad urbana en la

Estas obras no sólo son exclusivas para los automovilistas que usan esas vialidades sino que excluyen a otros tipos de usuarios, como ciclistas y peatones, hacen más complicado y peligroso circular por la ciudad y encima han sepultado áreas verdes y árboles bajo el cemento.

Nuestra ciudad es gris, porque es la única obra en la que se invierte.

Si hubiera dinero de sobra podrían hacerse tanto obras para autos como para las personas. Pero no hay suficiente. Hay planes para hacer ciclovías, para ampliar Ecobici, para transformar y ampliar el transporte público, pero apenas cuentan con suficiente dinero para concretarse y claramente no cuentan con la asignación presupuestal suficiente para ampliarlos a toda la ciudad en donde son necesarias. Se sigue invirtiendo sólo en las delegaciones privilegiadas de la zona central. Eso ocurre porque todo el dinero público disponible se gasta en costosas obras para una minoría de automovilistas.

Miles de colonias no tienen parques públicos. Millones de ciudadanos padecen obesidad y sobrepeso y no pueden caminar o andar en bici porque sus banquetas están destruidas, porque no están señalizadas, les falta iluminación, se sienten inseguros. Millones de capitalinos quedarán ciegos y perderán sus extremidades en el futuro próximo a causa de la diabetes y no hay banquetas de acceso universal en todo el sistema de transporte público y en todas las calles de la ciudad.

Es inmoral e inaceptable destinar $6500 millones de pesos para realizar cuatro obras tan costosas con tan pírrico impacto en la calidad de vida de la ciudad, mientras millones padecemos mala calidad de aire, estrés producido por el tráfico, pérdida de tiempo por congestionamientos, accidentes viales, todo lo cual podrían mejorar con una inversión en infraestructura peatonal, en silla de ruedas y ciclista.

Es inaceptable que en el discurso público la movilidad sustentable sea la prioridad pero en la asignación presupuestal esté en segundo o tercer plano.

Los avances que supondría la Ley de Movilidad con la que hemos contribuido y apoyado, no logran concretarse porque asambleístas del PRD tienen detenido el dictamen, por presiones de taxistas y microbuseros. Asimismo, los avances concretos que la ciudad obtendría con la publicación del Programa Integral de Movilidad 2013-2018, en el que hemos participado paso a paso, pero que está atorado por la falta de la Ley de Movilidad.

Ya es hora de que los bonitos discursos de esta administración a favor del peatón, el ciclista, el transporte público y la movilidad sustentable se hagan realidad. Eso empieza por invertir el dinero público en la infraestructura peatonal, ciclista y de seguridad que la ciudad realmente necesita.

El único discurso verdadero es la acción.

El cambio que demandamos empieza por invertir el dinero público en la infraestructura peatonal, ciclista y de seguridad que la ciudad realmente necesita.

Le pedimos que instale una mesa de trabajo con el secretario de Finanzas y un consejo de las diferentes organizaciones de la sociedad civil que trabajamos en la movilidad sustentable en la ciudad, para trabajar juntos una propuesta de presupuesto etiquetado para la movilidad sustentable a partir del año próximo. No podemos avanzar sin una inversión pública inteligente y suficiente en la movilidad de las personas, ya no más en la de los autos.

Atentamente,

Agustín Martínez Monterrubio

Presidente del Consejo directivo

Bicitekas, A.C.

Leave a Reply