Campañas impulsadas por Bicitekas y la BiciRed

Ya es hora

El próximo 28 de enero de 2014 se retomarán las reuniones en la Comisión para la Prevención de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para actualizar las normas que regulan las concentraciones de partículas suspendidas y de ozono en el aire. Ha pasado más de un año desde que se iniciaron estas mesas de trabajo y no ha habido resultados concretos por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto. La Red Nacional de Ciclismo Urbano (Bicired), en el marco de la campaña Hazla de tos por aire limpio, acaba de enviarle una carta al Presidente de la República para que publique dichas normas actualizadas y apegadas a los estándares que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS), como un requisito para mejorar la calidad del aire en las ciudades mexicanas.

Para más información, consulta la página de la campaña Hazla de tos por aire limpio.

 

Ciudad de México, DF, a 23 de enero de 2014

C. Enrique Peña Nieto

Presidente de los Estados Unidos Mexicanos

P R E S E N T E . –

La mala calidad del aire que se presenta en las ciudades de nuestro país continúa afectando en niveles alarmantes la salud de sus habitantes, al grado de haber provocado 38 mil 850 muertes, 107 mil hospitalizaciones y más de 6 millones de consultas desde la administración federal anterior a la fecha, lo que ha posicionado a México como el segundo país con más muertes en América Latina por la contaminación del aire.

Luego de una fuerte presión de organizaciones de la sociedad civil se logró que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) arrancara las mesas de trabajo para actualizar las Normas Oficiales Mexicanas: NOM-020-SSA1-1993 y NOM-025-SSA1-1993 –que regulan las emisiones de Ozono y Partículas suspendidas, respectivamente-. Sin embargo, a más de un año de haber comenzado los trabajos de las mesas, aún no se publican oficialmente los nuevos niveles de dichas normas.

Le ofrecemos un par de ejemplos del negligente estado de dichas normativas: la norma oficial mexicana para partículas menores a 10 micras (PM10) rebasa en 140 por ciento el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud, y en 160 por ciento el límite sugerido para las menores a 2.5 micras (PM2.5). Las consecuencias de las normas desactualizadas son mortales.

Mientras tanto, el Sistema Nacional de Información de Salud (SINAIS) indica que la mortalidad en México por enfermedad respiratoria es la tercera causa de muerte en niños y niñas recién nacidos y hasta los 4 años de edad. Así lo confirma el reporte Global Burden of Disease, de la OMS, en el que señala que la mala calidad del aire es responsable del 15 por ciento de la muertes por neumonía en niños menores de cinco años; del 22 por ciento de las enfermedades y muertes por enfermedades isquémicas del corazón; y del 5 por ciento de muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Sin embargo no se trata únicamente de muertes, sino de que existe un mayor riesgo de incrementar los índices de morbilidad de la población -especialmente niños y niñas, ancianos y mujeres embarazadas- por afecciones respiratorias, las cuales pueden agravar el asma, desarrollar alergias y provocar enfisema, cáncer de pulmón e infartos. Esto afecta seriamente nuestra calidad de vida, genera pérdidas de productividad y gasto para las familias. Tan solo en 2009, la contaminación del aire representó los mayores costos ambientales para el país, con 520 mil 300 millones de pesos (4.4 por ciento del PIB), según datos del INEGI.

“Es indignante que a más de un año de haber empezado las mesas de trabajo, el gobierno federal sigue dando largas al asunto, mientras que todos los días mueren personas por la mala calidad del aire que respiramos en nuestras ciudades. Es imperativo que el presidente asuma su responsabilidad y le exija a sus dependencias federales, como la Semarnat y la Sener, así como organismos como PEMEX, que dejen de atrasar la actualización de las normas oficiales mexicanas de Partículas y Ozono”, aseguró Agustín Martínez, coordinador de la campaña Hazla de Tos por Aire Limpio, de la BICIRED.

De acuerdo con la OMS, México se encuentra entre los tres países más contaminados del Continente Americano, siendo los vehículos motorizados privados, una de las principales fuentes de contaminación.

Mejorar calidad del aire debe ser un compromiso de los tres niveles de gobierno, pero la responsabilidad de actualizar las normas que regulan la calidad del aire sólo le corresponde a la Administración federal.

Las y los ciclistas urbanos ya estamos comprometidos pedaleando diariamente para disminuir el uso del automovil y promover el uso de transporte publico eficiente. Por ello también consideramos urgente que su Administración trabaje para cumplir las línea de acción que contempla el  Plan Nacional de Desarrollo en el tema de transporte urbano masivo: 1) Mejorar la movilidad de las ciudades mediante sistemas de transporte urbano masivo, congruentes con el desarrollo urbano sustentable; y 2) Fomentar el uso del transporte público masivo mediante medidas complementarias de transporte peatonal, de utilización de bicicletas y racionalización del uso del automóvil.

Impulsar estas acciones tendrá consecuencias positivas para la salud de los habitantes de las ciudades, como lo señaló el Dr. Carlos Dora, especialista de la OMS: Caminar, andar en bicicleta y usar los sistemas de tránsito rápido (RTP, por sus siglas en inglés) puede reducir lesiones, enfermedades cardiovasculares y apoyar la actividad física saludable. Por otro lado, ir en bicicleta al trabajo redujo la mortalidad prematura en un 30 por ciento entre grupos de trabajadores en Shanghai y Copenhague.

Demandamos que su gobierno asuma la responsabilidad histórica para combatir la mala calidad del aire y que a la brevedad se publiquen las normas de salud ambiental en ozono y partículas actualizadas tomando en cuenta los límites que señala la OMS.

Atentamente,

Red Nacional de Ciclismo Urbano (Bicired)

PeñaNieto Hazladetos

Leave a Reply